miércoles, 11 de mayo de 2011

RIESGO VOLCÁNICO EN CANARIAS

Las islas Canarias son la única región de España con vulcanismo activo donde ha habido erupciones volcánicas y hay riesgo de que haya más en el futuro. Tenerife, La Palma, Lanzarote y Hierro han tenido erupciones en los últimos siglos (la última en 1971 el volcán Teneguía en la isla de La Palma) y son volcánicamente activas. Fuerteventura y Gran Canaria hace más tiempo que no han tenido erupciones y el riesgo es menor y en La Gomera la actividad volcánica puede considerarse extinta.
Las erupciones de los volcanes canarios suelen ser de tipo efusivo y no muy peligrosas para las personas ni muy destructivas. Fue excepcional la erupción que ocurrió en Lanzarote entre los años 1730 y 1736 que cubrió con lava la cuarta parte de la isla, destruyendo campos de cultivo y provocando que la población tuviera que emigrar a las otras islas.
En Tenerife hay riesgo de alguna erupción explosiva, porque el volcán Teide podría tener actividad violenta. La probabilidad de que esto pase es muy baja, pero si sucediera sería muy destructiva y por eso se vigila con atención la actividad de este volcán.
El vulcanismo en las islas Canarias trae también algunos riesgos indirectos, entre ellos la posibilidad del deslizamiento de grandes masas de terreno. A consecuencia de la actividad del volcán se van formando acumulaciones de rocas de mucha altura y poca base que han caído en algunas ocasiones hacia el mar. Estas grandes avalanchas son las responsables de las profundas depresiones (calderas) que surcan las islas.
Volcanes en Canarias

En Tenerife se encuentra el Teide, que con sus 3,715 m marca el punto más alto de la geografía española. Como se ve en el mapa geológico esquemático propuesto por Carracedo en 1994, este volcán se encuentra en la caldera de Las Cañadas que tiene unos 12 a 20 km de diámetro y reúne diferentes cráteres. De la caldera salen, a modo de radios, zonas de rift, en las que se formaron los valles de Orotava y Guimar cuando grandes fragmentos de la isla fueron eliminados por deslizamientos de tierras. Los volcanes de Tenerife han entrado en erupción varias veces desde que se colonizó la isla en 1402. La más reciente ha sido en 1909 y duró sólo 10 días, produciendo flujos de lava que ocasionaron algunos daños.
Más recientemente ha habido erupciones volcánicas en otras islas de las Canarias, como la del volcán Teneguía, de la isla de La Palma, en 1971.
Productos volcánicos:

A) EMANACIONES GASEOSAS:


Son los principales productos de las etapas iniciales. Mientras que el vapor de agua predomina en las emanaciones de bocas no eruptivas, hasta un 90%, en las bocas eruptivas el agua no alcanza el 50%, variando el resto de los componentes según la Temperatura. Los gases disueltos en el magma se liberan cuando alcanzan la superficie por el efecto de descompresión, al igual que ocurre cuando descorchamos una botella de agua mineral. Podemos ver que la solubilidad de los gases aumenta cuando también lo hace la presión.
Los gases emitidos son principalmente: HCl, H2, SO2, SH2, CO2, N2 y (H2O)v.
Las emanaciones que no tienen una proporción elevada de gases sulfurosos se denominan FUMAROLAS; si la concentración es alta se habla de SOLFATARAS.
En los magmas básicos los gases escapan con facilidad durante la erupción (debido a su baja viscosidad), mientras que en los ácidos los gases se acumulan elevando la presión y provocando violentas explosiones.

B) MATERIALES FRAGMENTARIOS:PIROCLASTOS (Piro: fuego, Clastos: rocas).

Cuando los gases escapan violentamente, arrastran en su salida, materiales fundidos y sólidos, que se fragmentan y caen posteriormente en forma de lluvia. Los clasificamos según su tamaño en:
3 a 30 mm..................LAPILLIS.
3 a 30 cm..................BOMBAS VOLCÁNICAS, ESCORIAS...

< de 3 mm..................CENIZAS O ARENAS.

Cínder: Depósitos en que predominan escorias y lapillis, suelen constituir conos volcánicos (erupciones MONOGÉNICAS). La forma puede ser asimétrica  según la dirección dominantes del viento.
Tobas: Son depósitos soldados por la gran temperatura o al circular fluidos entre ellos.
Nubes ardientes: nube incandescente de gases y piroclastos que se derrama en avalancha y desciende a gran velocidad por las pendientes arrasándolo todo. Al depositarse y enfriarse los piroclastos se compactan dando capas de tobas ácidas de gran potencia. Un ejemplo  en canarias son las Bandas del Sur en Tenerife.

C) MATERIALES LÁVICOS:

Son los fundidos que fluyen por las bocas eruptivas y se derraman formando COLADAS DE LAVA. Tipos:

PAHOEHOE (Término hawaiano que significa caminar descalzo) son coladas fluidas con costra lisa y zonas donde se forman rugosidades superficiales, ya que la masa fundida continua fluyendo bajo la superficie. Hablamos entonces de Lavas cordadas o en tripas. En Canarias reciben el nombre de LAJIALES. Un claro ejemplo es el lajial del Hierro.



Cuando las coladas basálticas, muy fluidas, continúan circulando bajo la costra superficial ya enfriada y sólida, queda hueca y se forma un TUBO VOLCÁNICO. Como la Cueva de los Verdes en Lanzarote, La Cueva de Don Justo en El Hierro o La Cueva del Viento en Icod (Tenerife) que aparece en la fotografía y que se originó por coladas basálticas procedentes de Pico Viejo de hace 27.000 años de antigüedad, que bajaron por el Valle de Icod.

Cuando se producen hundimientos en los techos de los tubos, se forman JAMEOS, dejando visible su interior (Jameos del Agua en Lanzarote) 
 
AA son coladas de superficie áspera y rota, difícilmente transitables. En Canarias reciben el nombre de Malpaises. Hay coladas de régimen más turbulento que rompen la costra superficial enfriada englobando sus fragmentos. Si estos fragmentos son grandes y numerosos se habla de lavas en bloques. En zonas costeros las coladas lávicas forman deltas y la unión de varios deltas origina las denominadas ISLAS BAJAS muy frecuentes en las canarias y utilizadas para el cultivo del plátano. Ejemplo el Malpaís de Guimar.


Tipos de erupciones y edificios volcánicos:

1. Hawaiano: Se trata de un tipo de volcanismo con emisión de gran volumen de lavas por unidad de tiempo. Las lavas suelen ser muy fluidas y con pocos gases; por tanto las erupciones son poco explosivas (tranquilas). Se originan estructuras típicas en "escudo". En Canarias prevaleció este tipo de volcanismo que conformó el grueso de los edificios insulares durante el primer ciclo eruptivo.
2. ESTROMBOLIANO: El volcán Teneguía (1971, sur de La Palma) sirve de ejemplo para explicar los mecanismos eruptivos en magmas poco viscosos. El magma era relativamente poco viscoso y pobre en volátiles. Obturación del cráter por enfriamiento de la lava, provocaba explosiones rítmicas con fragmentación de ésta. En determinadas fases, la viscosidad descendía aún más, por lo que la lava fluía por la boca eruptiva derramándose sobre la superficie y formando una colada lávica. Las erupciones históricas de Canarias pertenecen todas a éste tipo; emitiéndose piroclastos en las fases explosivas y coladas en las fases efusivas.
3. PLINIANO: Mecanismos eruptivos de magmas muy viscosos. La composición del magma es muy ácida, la viscosidad y concentración de gases muy elevadas. La formación de burbujas de gases ocurre con mucha dificultad, originándose una gran sobrepresión interna. Al acercarse el magma a la superficie, esta sobrepresión acaba venciendo la resistencia de las paredes de las burbujas que estallan, produciéndose una fragmentación explosiva del magma. En este proceso de fragmentación se pasa de un magma con gas ocluido a un gas con magma fragmentado, de densidad mucho menor; el consiguiente brusco descenso de presión en el conducto de salida y la enorme expansión del conjunto disparan un proceso en cadena que genera un chorro eruptivo de alta velocidad (hasta 600 m/s.), constituido por gases y fragmentos de lava, pómez y trozos arrancados de las paredes del conducto, se elevan en la atmósfera decenas de km.. Asimismo en las erupciones plinianas se desprenden grandes volúmenes de materiales fragmentarios que fluyen por el terreno a gran velocidad arrasándolo todo. En Canarias, las islas centrales: G. Canaria y Tenerife, presentan materiales y estructuras características de este tipo de volcanismo:

- Bandas del Sur en Tenerife, son grandes depósitos de piroclastos ácidos soldados (tobas de pómez) que cubren una gran superficie en la zona sur de la isla. Proceden del edificio central de la isla.

- En la zona central se encuentra el estratotovolcán del Teide, edificio poligénico formado por repetidas erupciones tipo central.

- En Gran Canaria, el Roque Nublo.
4. HIDROVOLCÁNICO: Este término hace referencia a los procesos volcánicos en que existe interacción entre el magma y un aporte externo de agua. Las erupciones con interacción de agua abarcan desde pequeñas erupciones freáticas hasta las erupciones más devastadoras que se han producido en la Tierra. La abundancia de agua en la superficie terrestre, en especial en las zonas costeras de nuestras islas y zonas de contacto magma-acuíferos. El hidrovolcanismo explosivo (erupciones freatoplinianas) requiere de una gran superficie de contacto agua-magma elevada (los magmas viscosos sufren un proceso de fragmentación previo a la salida) por tanto la superficie de contacto magma-aguas puede ser considerablemente superior a la que ofrece una colada que entra en contacto con el agua de mar. Enorme abundancia de este tipo de fenómenos en nuestras islas.



ERUPCIONES FISURALES Y PUNTUALES: EDIFICIOS VOLCÁNICO



A) Erupciones fisurales: Este tipo de erupción está asociado a fallas y grietas relacionadas con zonas de la corteza de mayor debilidad. Las fracturas permiten la salida de magma al exterior:


Las dorsales o cordilleras volcánicas se originan cuando emisiones continuadas de lavas basálticas a través de fracturas rectilíneas de gran longitud, levantan edificios como los de la dorsal de la Esperanza (Tenerife).


B) Erupciones puntuales o centrales: La imagen más popular de una erupción es un cono o volcán humeante. Estos edificios aislados se forman al acumularse los productos piroclásticos en torno a la boca eruptiva, dejando en la cúspide una depresión o cráter:
Los estratovolcanes: son grandes edificios cónicos en los que se acumulan lavas y piroclastos, para su formación se requiere un largo período de actividad eruptiva, o la repetición de numerosas erupciones en un área restringida. El Teide es un ejemplo.Las lavas salen por un conducto principal, pero con el tiempo buscan salidas más rápidas siendo frecuente la existencia de conos adventicios o parásitos en las faldas o proximidades del estratovolcán (narices del Teide).
Los volcanes en escudo: se forman en emisiones muy fluidas que originan edificios cónicos de baja altura y cráteres de gran diámetro ocupados por lagos de lava. Son característicos los volcanes de las Hawai.
Los domos:  originados por erupciones centrales de magmas muy viscosos y empobrecidos en gases, no forman edificios cónicos y sus lavas se acumulan sobre la misma boca eruptiva con poca dispersión lateral. Ej. Sombrero de Chasna (Tenerife), Fortaleza de Chipude (La Gomera).
Agujas, Roques o Pitones: en erupciones muy viscosas, el magma extruye casi completamente solidificado y da lugar a edificios de aspecto monolítico de escaso o nulo derrame lateral y en cuyas paredes se pueden apreciar estrías debido a la extrusión en estado casi sólido. Roque Agando (La Gomera).
Diques y Domos (estructuras subvolcánicas): En una erupción volcánica no todos los materiales magmáticos alcanzan la superficie, ya que parte de ellos se enfrían y solidifican en los conductos de salida. Estos materiales se ponen de manifiesto cuando la erosión desmonta la cobertera de rocas encajantes menos resistentes y suelen aparecer verticalmente cortando las estructuras que atraviesan.
Los diques: son estructuras planares formadas al solidificarse el magma, rellenan las numerosas fracturas que acompañan a la erupción.

CALDERAS
 
Grandes depresiones volcánicas en forma circular o elípticas. Pueden originarse por:

A) HUNDIMIENTO: Son las más características. Potentes fases explosivas ensanchan y limpian el cráter inicial, resquebrajando el edificio que posteriormente sufre un colapso, más tarde la erosión actúa a favor de las fracturas periféricas, ampliando la depresión que queda total o parcialmente encerrada por elevadas paredes casi verticales. Ejs.:  Las Cañadas del Teide...

B) EROSIÓN: se originan por la acción continuada de los agentes geológicos erosivos, que  van provocando grandes desplazamientos de materiales, que son evacuados por los torrentes. Ejs.: caldera de Taburiente (La Palma), Caldera de Tirajana (G. Canaria)...
C) EXPLOSIÓN: se dan cuando el carácter de la lava es muy ácido y esta no fluye con facilidad por lo que esta se acumula, además el alto contenido en gases, y la toma de contacto del magma con masas de agua, produce erupciones de tipo freático de gran violencia.  Ej.: Caldera del Rey (Adeje, Tenerife). Un ejemplo de caldera explosiva característica es la de Vandama en Gran Canaria.

VULCANISMO SUBMARINO

Ya se ha dejado sentir entre Tenerife y Gran Canaria desde 1989, que parece estar relacionada con la actividad volcánica submarina de la zona, donde se sitúa el llamado Volcán de Enmedio o del Medio, un monte submarino de 500 m de altura. Se cree que hay relación con la falla existente entre ambas Islas y también con el movimiento sísmico que se produjo en 1989, de intensidad 5 en la escala Richter y cuyo epicentro se localizó en esta zona.


 


 

miércoles, 4 de mayo de 2011

EL CICLO DE WILSON


La distribución de las placas y por tanto, de los continentes, ha cambiado a lo largo del tiempo, ya que pueden fragmentarse y unirse unos con otros. El Ciclo de Wilson, propuesto por Tuzo Wilson, nos explica de forma ordenada, el proceso de apertura y cierre de los océanos, y la fragmentación y posterior unión de los continentes, que provoca la formación de cordilleras, y resume todo lo que sucede en los bordes constructivos y destructivos sobre la litosfera. 
En el ciclo se pueden distinguir las siguientes fases:
  1. El continente se fragmenta por acción de puntos calientes que abomban y adelgazan la corteza hasta romperla, originándose un rift continental (como el Rift africano).
  2. En la  línea de fragmentación se empieza a formar litosfera oceánica (borde constructivo) que separa los fragmentos continentales. Si continúa la separación el rift es invadido por el mar y se va transformando en una dorsal oceánica. Los continentes quedan separados por una pequeña cuenca oceánica (como el actual mar Rojo).
  3. El proceso continúa y los continentes se separan progresivamente. Entre ellos aparece una cuenca oceánica ancha, con una dorsal bien desarrollada (como el Océano Atlántico actual).
  4. Cuando la cuenca oceánica alcanza cierto tamaño y es suficientemente antigua, los bordes de contacto con los fragmentos continentales se vuelven fríos y densos y comienzan a hundirse debajo de los continentes y se genera un borde de destrucción. En esta zona se origina una cadena montañosa que va bordeando al continente (orógeno tipo andino, como la cordillera de los Andes). La corteza oceánica se desplaza desde el borde constructivo al de destrucción como una cinta transportadora, por lo que la cuenca oceánica deja de crecer (como el Océano Pacífico).
  5. Dada la forma esférica de la Tierra, otros bordes constructivos pueden empujar a los fragmentos continentales en sentido contrario, con lo que la cuenca oceánica se va estrechando (como en el Mar Mediterráneo).
  6. Finalmente al desaparecer la cuenca oceánica las dos masas continentales chocan (obducción) y se origina un continente único (supercontinente), y sobre la sutura que cierra el océano se forma una cordillera (orógeno tipo himalayo, como la cordillera del Himalaya).
El desplazamiento de las placas se realiza sobre una superficie esférica, por lo que los continentes terminan por chocar y soldarse, formándose una gran masa continental, un supercontinente (Pangea como lo llamó Wegener). Esto ha ocurrido varias veces a lo  largo de la historia de la Tierra. El supercontinente impide la liberación del calor interno, por lo que se fractura y comienza un nuevo ciclo. 
Así pues, las masas continentales permanecen y unen y fragmentan en cada ciclo, mientras que las cuencas oceánicas se crean y destruyen.



sábado, 30 de abril de 2011

EL TEIDE

El viernes 29 de abril subimos al Parque Nacional del Teide. ¡Hacía un frío que pelaba!
Originariamente, la  visita estaba prevista para el alumnado de biología y geología de 1º de bachillerato y los alumnos/as del ámbito científico-técnico de 4º C, pero debido a que parte de este alumnado participa en los viajes organizados a Londres y Madrid, y la visita guiada no podía cambiarse de fecha, incluimos al alumnado de biología y geología de 4º de ESO.
Salimos del centro a las 08:45 y el trayecto fue bastante dificil: niebla, mucha lluvia y varios alumnos mareados vaciando sus maltrechos estómagos. Estábamos muy preocupados por el tiempo, pero al llegar al Portillo, el cielo se despejó y lucía el sol, aunque hacía mucho frío y soplaba un viento congelado.
Llegamos al centro de visitantes y allí recogimos a los dos guías (Víctor y Pilar) que nos acompañarían en la ruta por los Roques de García. Comimos algo, y otra vez a la guagua hasta llegar a la zona del parador.
una vez en el el mirador del Valle de Ucanca, nos dividimos en 2 grupos para iniciar nuestra ruta. Durante la visita estudiamos y observamos in situ, clima, geología, flora y fauna del lugar así como algo de historia del propio parque.

http://reddeparquesnacionales.mma.es/parques/teide/home_parque_teide.htm

miércoles, 6 de abril de 2011

EL TACTO
La piel no solo es el órgano sensorial del tacto, sino que, en general, es el más importante nexo entre nuestro organismo y el exterior
A pesar de que este sentido es poco considerado en relación con los sentidos catalogados como “importantes”, como el de la vista o el oído, el tacto es el primero de los cinco sentidos que se manifiesta ya desde el período de gestación.
El tacto es el encargado de la percepción de los estímulos que incluyen el contacto y presión, los de temperatura y los de dolor. Su órgano sensorial es la piel, que, además, tiene el mérito de ser el órgano más grande del cuerpo. La percepción de estos estímulos externos se realiza a través de las células receptoras específicas que tiene cada una de estas señales en la piel. Se estima que en la piel humana existen alrededor de cuatro millones de receptores para la sensación de dolor, 500 mil para la presión, 150 mil para el frío y 16 mil para el calor.

La piel 





La piel no solo es el órgano sensorial del tacto, sino que, en general, es el más importante nexo entre nuestro organismo y el exterior. La piel tiene como función protegernos contra las agresiones físicas y químicas, ya que es la primera barrera que tenemos para resguardarnos contra las fricciones y golpes, y porque brinda protección contra las infecciones y los rayos ultravioleta. También sintetiza la vitamina D, que es esencial para el crecimiento y la calcificación de los huesos. Gracias a los vasos sanguíneos que la irrigan y a la secreción de sudor, la temperatura de nuestro cuerpo se mantiene constante.
En sí, la piel es una membrana ligera, resistente y flexible que reviste nuestro cuerpo. Su superficie, en un adulto, fluctúa entre 1,5 y 2 metros cuadrados; su peso puede superar los 4 kilos. Sus zonas más sensibles están en la punta de la lengua, en los labios, en la palma de las manos y la planta de los pies.
La piel está compuesta por tres capas de tejido, que, de afuera hacia adentro, son: la epidermis, la dermis y la hipodermis. También forman parte de este órgano los anexos cutáneos: los pelos, las uñas, las glándulas sebáceas y sudoríparas.
La epidermis es la capa externa y visible de la piel; en su parte superior presenta una capa denominada capa córnea, llena de células muertas que contienen una proteína llamada queratina. Esta otorga a la piel su naturaleza protectora, que junto al aceite segregado por las glándulas sebáceas la hace impermeable. En la epidermis se encuentran, también, la melanina, que es el pigmento responsable del color de la piel y el que impide el paso de los rayos ultravioleta.
La dermis es la capa media, responsable de la resistencia y flexibilidad de la piel. En la dermis se encuentran vasos sanguíneos, terminales nerviosas, glándulas sudoríparas y fibras de colágeno que otorgan elasticidad a la piel.
La capa más profunda de la piel, la hipodermis, forma el denominado tejido celular subcutáneo, un manto de tejido adiposo cuya función es ser importante reserva energética, aislante térmico y amortiguador de golpes.
Cabe destacar que la mayoría de las sensaciones son percibidas por medio de los corpúsculos, que son receptores encerrados en cápsulas de tejido conjuntivo y distribuidos entre las distintas capas de la piel.
Los pelos son filamentos flexibles que recubren la piel y que se insertan y crecen a partir de los folículos pilosos. Los pelos contribuyen al aislamiento térmico y protección del organismo, y su distribución depende de factores genéticos y hormonales. Se encuentra en cantidades importantes en el cuero cabelludo, axilas y zona genital. Las uñas son unas láminas duras y semitransparentes, de color blanco-rosáceo, que se ubican en los extremos de los dedos de las manos y de los pies.
Las glándulas sebáceas son grupos de células especializadas de la dermis que producen y secretan sebo, una sustancia aceitosa que lubrica el pelo y la piel, y la impermeabilizan de sustancias que podrían dañarla. Estas glándulas se distribuyen por toda la piel, pero se concentran en la cara, espalda y zona genital. Las glándulas sudoríparas producen un líquido compuesto de agua, sal y amoníaco, denominada sudor, que es secretado cuando el cuerpo necesita perder calor. Estas glándulas se concentran principalmente en las axilas, palmas de las manos, plantas de los pies y cuero cabelludo.


Duele, está pesado y está helado...



La piel permite la percepción de muy finas e innumerables sensaciones, entre ellas las de contacto, presión, temperatura y dolor. Estas sensaciones son producidas por estímulos que llegan a nuestra piel a través de sus células receptoras. Cabe señalar que cada centímetro cuadrado de superficie cutánea contiene unos 500 receptores sensoriales, y que distintos receptores intervienen para las sensaciones táctiles, térmicas o dolorosas.

Los receptores que determinan la sensación de contacto son los corpúsculos de Meissner. Están especializadas en el tacto fino, permitiéndonos captar la forma y el tamaño de los objetos, y distinguir entre lo suave y lo áspero. Se ubican en la zona superficial de la piel, especialmente en la lengua, los labios, las palmas de las manos, las yemas de los dedos y en las plantas de los pies. Estas sensaciones táctiles se agudizan cuando una persona se encuentra a oscuras y, con mayor razón, en las personas no videntes, llamado sentido estereognóstico (capacidad de apreciar los menores relieves: alfabeto Braille, monedas, etc.).

Los corpúsculos de Pacini son los receptores encargados de percibir el grado de presión que sentimos; nos permiten darnos cuenta del peso y de la consistencia de los objetos, y apreciar si estos son duros o blandos. Están ubicados en la zona profunda de la piel, sobre todo en los dedos de las manos y de los pies, pero son poco abundantes.
Los corpúsculos de Ruffini perciben los cambios relacionados con el alza de temperatura. Es decir, si la temperatura de un cuerpo es mayor que la nuestra -la normal oscila entre los 36° y los 37° C- se origina una sensación de calor. Los corpúsculos de Ruffini se encuentran en la zona más profunda de la dermis y en la hipodermis, principalmente en las manos y en los pies. En tanto, los corpúsculos de Krause, ubicados en la parte profunda de la hipodermis, son los encargados de registrar la sensación de frío, que se produce cuando tocamos un cuerpo o entramos a un espacio que está a menor temperatura que nuestro cuerpo.
Las distintas sensaciones del tacto son transmitidas por estos receptores (corpúsculos) a la corteza cerebral, específicamente, a la zona ubicada detrás de la Cisura de Rolando.
El dolor es percibido a través de sus propios receptores, llamados álgidos, que son terminaciones libres intradérmicas, distribuidas por todo el cuerpo en el tejido celular subcutáneo y en la parte más profunda de la epidermis. El dolor se produce cuando la temperatura está bajo los 0° C o por sobre los 70° C , cuando hay una presión excesiva o una herida en la piel. Así, cuando las células de la piel son dañadas y, por lo tanto estimuladas, envían un mensaje al cerebro, el cual comienza a segregar endorfinas que actúan como verdaderos analgésicos, bloqueando el dolor.

La ANALGESIA CONGÉNITA es una enfermedad congénita (que está presente desde el nacimiento) rara que se caracteriza por la existencia de indiferencia ante el dolor, ante los estímulos dolorosos extremos y analgesia (abolición de la sensibilidad al dolor) visceral con normalidad de los restantes sentidos.

El dolor supone una forma de comunicación entre el cuerpo y la mente. Puede considerarse un mensaje eléctrico que se origina en receptores específicos y se transmite al cerebro, aunque los receptores para el dolor y las vías nerviosas de las sensaciones dolorosas pueden ser diferentes en distintas partes del organismo. Cuando estas sensaciones se reciben a través de las neuronas de la médula espinal se inicia un arco reflejo en el que participan las motoneuronas del asta anterior de la médula, y se traduce en un movimiento muscular cuyo objetivo es alejar físicamente, si es posible, la parte que recibe la sensación dolorosa de la fuente que la produce, aunque en ocasiones ambas son difíciles de correlacionar, así un dolor de origen miocárdico puede localizarse en la mandíbula o en el cuello.
En condiciones normales las personas tienen un nivel de tolerancia muy variable ante el dolor y consiguientemente ante la respuesta a los analgésicos.
Entre los factores causales se involucra a una hiperproducción de endorfinas (compuestos que se producen de forma natural en los tejidos cerebrales y que actúan de forma similar a al morfina) cerebrales.
Clínicamente se manifiesta como una tríada característica desde el punto de vista neurológico; los pacientes además de la analgesia congénita, muestran ausencia de reflejo corneal y en ocasiones asocian retraso mental leve. La percepción de los restantes tipos de sensibilidad es normal, pueden distinguir tamaños, matices y diferencias de temperatura, el resto de la exploración neurológica es rigurosamente normal, salvo la ausencia de respuesta a estímulos dolorosos.
Con frecuencia presentan signos de autolesión como pueden ser grandes laceraciones, heridas, o mordeduras con arrancamiento de la punta de la lengua, intencionadas con fines autodestructivos.
A nivel osteoarticular son frecuentes la aparición de fracturas múltiples y de cambios al nivel de las articulaciones produciéndose las llamadas articulaciones de Charcot (alteración articular de causa neuropática, degenerativa crónica y progresiva que produce deformidad articular por cambios atróficos e hipertróficos del hueso).
Pueden asociar también cierto grado de hipoacusia (disminución de la capacidad auditiva, pérdida del oído) congénita.
La terapia específica se realiza con naloxona, un antagonista específico de los receptores opiáceos, por lo que resulta efectiva para anular el efecto de las endorfinas.



LOS SECRETOS DEL UMAMI

Umami (うま味) es uno de los cinco sabores básicos que reconocen los receptores especializados de la lengua humana, además de dulce, salado, amargo y ácido. Es una palabra japonesa que significa sabroso.



Investigaciones recientes desvelan nuevas conexiones entre el glutamato monosódico y el umami, el llamado quinto gusto.
Puede que sobre gustos no hubiera nada escrito, pero en la bibliografía científica circulan cada vez más noticias sobre nuevos sabores y potenciadores del sabor. Al clásico triunviriato salado-dulce-amargo le han salido nuevos contrincantes, capaces de entretener con saña a las papilas gustativas. Restauradores e industriales de la alimentación están tomando buena nota de las últimas tendencias.
El gusto umami se asocia al de la carne.
Primero fue la sal, siguieron las especias y el azúcar. El aliño y el aderezo de los platos cocinados dicen los expertos que es la quintaesencia del arte culinario, y es que la respuesta de nuestras papilas gustativas a los estímulos que estas sustancias producen puede repercutir en reacciones tan diversas como el agrado, las náuseas o hasta el dolor de cabeza. La sal aumenta la presión sanguínea, el azúcar se relaciona con la diabetes, y el glutamato monosódico (un producto ampliamente usado en carnes, ensaladas o sopas para hacer más atractivo su sabor o disimular su insipidez) puede dar lugar a una jaqueca muy intensa, aunque breve, conocida en términos médicos como «síndrome del restaurante chino».

Glutamato y umami
Se aceptan hoy día hasta cinco categorías distintas de gusto: salado, dulce, amargo, agrio y umami. Este último, asimilable al sabor de la carne, es el más difícil de dilucidar y está presente en condimentos (como el aceite de soja) ricos en glutamato monosódico. Los potenciadores de estos cinco sabores pueden mezclarse, aunque no siempre con buen resultado: una salsa agridulce puede hacer más agradable un plato de carne, pero el sabor umami y el dulce (sería el resultado de añadir, por ejemplo, glutamato al chocolate) desemboca en una sensación agria desagradable.
El glutamato monosódico se emplea en una gran variedad de alimentos para crear un sabor suave, rico y con cuerpo. Como la sal, el glutamato puede hacer que muchos alimentos resulten más atractivos, aunque por sí mismo no resulte especialmente apetitoso. Si se disuelve glutamato monosódico en agua, por ejemplo, el sabor obtenido puede resultar hasta nauseabundo. Sin embargo, cuando se añade a la sopa, mejora aspectos tales como su sabor, la sensación en la boca y la textura suave.
El efecto de añadir el sabor umami a los alimentos ha sido estudiado por distintos investigadores desde hace más de 50 años. Por lo general, el sabor de los platos con carnes, pescado, verduras o legumbres mejora, pero no ocurre lo mismo con cereales, productos lácteos o postres. El glutamato monosódico se añade hoy día a platos precocinados y envasados, congelados, mezclas de especias, salsas, aliños u productos cárnicos tales como salchichas o jamones.
Una mejor comprensión de los receptores gustativos puede permitir que la industria alimenticia diseñe productos con sabores orientados a una alimentación más equilibrada La cantidad de glutamato usada como aderezo en los alimentos se encuentra generalmente dentro de los límites del 0,1 al 0,8%. Esta proporción es similar a los valores de glutamato natural propio de recetas tradicionales. El sabor del glutamato monosódico, sin embargo, es autolimitante; esto significa que, una vez incluida la cantidad adecuada en una receta, la adición de una cantidad mayor contribuye poco o nada al sabor de la comida (algo que no ocurre con la sal o el azúcar).
Wolfgang Meyerhof, investigador de los receptores del sabor en el Instituto Alemán de Nutrición Humana de Potsdam, reconoce que muchos receptores del gusto comparten una estructura química similar «y, sin embargo, sigue siendo un misterio cómo interrelacionan entre sí». Admite, sin explicación aparente, que una pizca de sal resalta el sabor dulce de galletas y pasteles.
El glutamato monosódico es un aminoácido que actúa como receptor gustativo del sabor umami, pero aún no se han descifrado los mecanismos moleculares por los que el cerebro percibe e identifica los cinco sabores. Charles S. Zuker, investigador de la Universidad de California en San Diego y miembro del prestigioso Instituto Médico Howard Hughes, se halla investigando el papel de los aminoácidos en la dieta y baraja la posibilidad de que los seres humanos, al igual que otros animales, regulemos la ingestión de alimentos en base al sabor que proporcionen y que lo agradable del tal sabor se asocie a los requerimientos precisos del organismo. «Una mejor comprensión de los receptores gustativos puede permitir, por tanto, que los científicos que trabajan en la industria alimenticia diseñen productos nuevos con sabores encaminados a una alimentación más equilibrada», asegura este experto.

La base química

Zuker subraya que los aminoácidos son los «ladrillos esenciales» con los que se construyen moléculas biológicamente importantes en la alimentación, como las proteínas. En sus investigaciones acerca de receptores para los aminoácidos, el investigador ha identificado a los T1R, una familia de proteínas vinculada con los receptores cerebrales que reconoce al aminoácido glutamato y a sustancias químicas relacionadas. «Se pueden expresar distintas combinaciones de distintos genes T1R en la célula, para producir a su vez células que respondan a un sabor específico; por ejemplo, T1R2 y T1R3, designados T1R2+3, se combinan para funcionar como un receptor para el sabor dulce».
El equipo de Zuker ideó asimismo un método de cultivo de células humanas mediante el cual se expresan combinaciones de subunidades T1R en la célula. Esto permitió que los científicos determinaran cómo respondían a aminoácidos particulares, las células que tenían combinaciones distintas de genes T1R.
Una característica del sabor umami, a propósito de esto último, es que se potencia por la intervención de los nucleótidos purinas, como el IMP. «En los cultivos celulares, comprobamos que el IMP incrementó espectacularmente la respuesta de T1R1+3 a los aminoácidos».
Acto seguido, los investigadores estadounidenses estudiaron los efectos del IMP en ratones. Agregaron la sustancia química a las papilas gustativas de los animales y, después, agregaron aminoácidos para medir la respuesta específica de las fibras nerviosas conectadas a las papilas gustativas que expresaban T1R1+3. «La respuesta de estos nervios se aumentó enormemente por medio del IMP».
En otra serie de experimentos, se evidenció que los ratones no saborean algunos edulcorantes artificiales, tales como el aspartamo y el ciclamato (que los seres humanos sí pueden saborear), debido a diferencias en las secuencias de los receptores T1R de las dos especies.
«Es importante recalcar esta última pieza del rompecabezas», admite Zuker, «puesto que los cambios en la secuencia de receptores gustativos parecen ser los responsables de algunas de las diferencias que existen entre ratones y humanos en cuanto al comportamiento de percepción de los sabores».
Todo apunta a que el descubrimiento del receptor gustativo para aminoácidos tendrá secuelas en la comprensión de la maquinaria gustativa. «El objetivo principal es entender cómo el cerebro reconoce lo que se saborea; cómo se activan las células receptoras del gusto y cómo viajan sus señales al cerebro para producir percepciones gustativas específicas».

Una vía común

Aunque los sabores dulce, amargo y umami se tangan por antagónicos, Zuker especula con que la información sobre cada uno de estos sabores se transmita desde varios receptores gustativos mediante una vía de señalización intracelular común.
«Durante mucho tiempo se ha venido creyendo que los distintos sabores requieren de una maquinaria distinta dentro de la célula, a fin de transducir sus señales al cerebro, que es el responsable de procesar las percepciones gustativas; pero el descubrimiento del receptor gustativo también abre el camino para una manipulación genética más precisa de las sensaciones gustativas de animales de laboratorio, así como para descubrir la forma en que se perciben los distintos sabores en el cerebro».
A este respecto, el investigador ha identificado dos enzimas que se encuentran en la misma vía de señalización de la célula, indispensables para que los ratones puedan procesar los sabores dulce, amargo y umami. «Podríamos intentar, por tanto, anular experimentalmente los receptores para estas sensaciones; aunque para identificar el sabor amargo entran en juego hasta treinta receptores, lo que hace mucho más difícil su modulación».
Se considera que los sabores dulces y amargos cumplen funciones muy distintas en la activación de comportamientos. La función del sabor dulce es indicar una fuente calórica del alimento, y el sabor amargo actúa como sensor de alarma para sustancias químicas potencialmente tóxicas. En consecuencia, el descubrimiento de moléculas de señalización comunes y la capacidad de anular o rescatar selectivamente las modalidades gustativas constituye una herramienta inestimable en la comprensión científica del gusto, la forma en que se codifica el gusto en la lengua y luego se descifra en el cerebro.



domingo, 20 de marzo de 2011

DIVISIÓN CELULAR: MITOSIS Y MEIOSIS


CICLO CELULAR
En la interfase ( periodo de reposo entre dos mitosis) del ciclo de división celular podemos distinguir tres períodos:
G1.- Es un estadío que se caracteriza por ser genéticamente activo, el ADN se transcribe y se traduce, dando lugar a proteínas necesarias para la vida celular y sintetizando las enzimas y la maquinaria necesaria para la síntesis del ADN.
Fase S.- Es la fase en la cual se duplica por entero el material hereditarios, el cromosoma pasa de tener un cromatidio a tener dos, cada uno de ellos compuesto por una doble hélice de ADN producto de la duplicación de la original, como la replicación del ADN es semiconservativa, las dos dobles hélices hijas serán exactamente iguales, y por tanto los cromatidios hermanos, genéticamente idénticos.
G2.- Durante este período se ultima la preparación de todos los componentes de la división celular, al final de esta fase, se produce una señal que dispara todo el proceso de la división celular.

MITOSIS
La división celular se compone de dos partes, la división del núcleo (cariocinesis, o mitosis propiamente dicha) y la del citoplasma (citocinesis). La división del núcleo es exacta, se reparte equitativamente el material hereditario, mientras que la citocinesis puede no serlo, es decir el reparto de orgánulos citoplásmicos y el tamaño de las dos células puede no ser equitativo ni igual.
Al final de la mitosis, la célula entra en interfase, si esa célula ya no se va a dividir más, entra en lo que se denomina período G0, si por el contrario esa célula va a volver a dividirse entra de nuevo en el período G1 previo a la síntesis del ADN, e iniciándose un nuevo ciclo de división celular.





MEIOSIS
 
En la mayoría de las plantas y animales cuando ciertas células se dividen el resultado no es un par de nuevas células somáticas con la dotación cromosómica completa (diploides o 2n) sino que originan células con la mitad del número cromosómico (haploides o n). Estas células reproductivas son los gametos, y la división que los origina es la MEIOSIS.
Cuando un gameto femenino se une al masculino el resultado es un nuevo organismo o CIGOTO con la dotación cromosómica nuevamente diploide. Este tipo de reproducción que involucra unión de diferentes gametos es la REPRODUCCIÓN SEXUAL.
Durante la formación de los gametos, el número de cromosomas se reduce a la mitad y retornan al número completo cuando los dos gametos se unen durante la fecundación.
Recordemos que (a excepción de los gametos) cada célula del cuerpo o SOMÁTICA de un individuo posee un número idéntico de cromosomas (46 en el ser humano) los cuales se presentan de a pares. Un miembro del par proviene de cada padre. Cada miembro del par se denomina HOMÓLOGO, así el ser humano tiene 23 pares de homólogos.
Los procesos esenciales de la meiosis consisten en:
  • Reducción del número de cromosomas
  • Segregación al azar de los cromosomas
  • Recombinación genética por intercambio de segmentos cromosómicos

 En la meiosis ocurren dos divisiones celulares sucesivas, Meiosis I (Reducción) y Meiosis II (División). La Meiosis produce 4 células haploides. A la meiosis también se la conoce como división reduccional.

 


 

 






  



domingo, 13 de marzo de 2011

EL MAYOR TERREMOTO REGISTRADO EN JAPÓN DEJA YA CIENTOS DE VÍCTIMAS

Un tsunami con olas de hasta 10 metros barre el litoral del noreste del país tras un temblor de magnitud 8,9, el más fuerte en 140 años.- Al menos 271 muertos y 681 desaparecidos, según el último recuento, aunque el Gobierno advierte de que hay una cifra "extremadamente alta" de víctimas.- Declarada la emergencia nuclear por problemas en una central (EL PAÍS / AGENCIAS - Madrid / Tokio - 11/03/2011)

 

Un devastador terremoto de 8,9 en la escala de Richter, el de mayor magnitud vivido en Japón desde que existen registros, ha sacudido el país provocando centenares de muertos y desaparecidos. El Gobierno japonés ha advertido de un número "extremadamente alto de víctimas", que podría superar el millar, aunque por ahora los últimos datos facilitados por la policía cifran el número de fallecidos en 271 -402, según recoge la agencia France Press-. El balance oficial también cifra en 681 los desaparecidos, y la policía señala, además, que al menos 991 personas han resultado heridas. Se teme que la cifra de fallecidos pueda aumentar conforme vaya amaneciendo, ha asegurado la agencia Kyodo citando al Ministerio de Defensa nipón, por el gran número de personas que siguen desaparecidas. El temblor ha dejado sin electricidad a millones de personas en todo el país, donde se ha decretado el estado de "emergencia de energía nuclear" por problemas en una central. Tanto Estados Unidos como los países de la Unión Europea han ofrecido al primer ministro japonés, Naoto Kan, su ayuda para las labores de rescate y reconstrucción.
Todos los recursos disponibles en el ejército se han movilizado para asistir en las labores de rescate, especiamente en las provincias de Miyagi, Iwate y Fukushima, las más golpeadas. Pese a ello los equipos de rescate todavía no han logrado alcanzar las zonas realmente más afectadas por la subida de las aguas, puesto que la alerta por tsunami todavía está en vigor.
La catástrofe se debe en gran parte a que el fuerte movimiento sísmico, cuyo epicentro se ha localizado en el océano Pacífico a un centenar de kilómetros de la costa, ha desatado un tsunami con olas de hasta 10 metros que han penetrado 5 kilómetros tierra adentro y han arrasado cuanto han encontrado a su paso en las provincias del noreste. Según el ministerio de Defensa, solo en la prefectura de Fukushima hay unas 1.800 viviendas destruidas. Y en la vecina prefectura de Miyagi, una de las áreas más afectadas, la policía ha asegurado que hay entre 200 y 300 cadáveres en una playa de la ciudad de Sendai (por lo que el balance policial de víctimas quedaría lejos de la realidad). Las olas han arrastrado barcos tierra adentro y se teme que cuatro trenes costeros de los que no se sabe nada hayan sido engullidos por el mar. Al menos uno de ellos era un convoy de pasajeros que trasladaba a un número indeterminado de personas cuando se perdió su pista. Los transportes se han visto afectados en todo el país, dejando a numerosas personas sin la posibilidad de regresar a sus casas, y los vuelos en el aeropuerto de Narita, el principal de Tokio, se han visto interrumpidos durante horas.
Con las primeras horas del día en el país, el primer ministro japonés, Naoto Kan, ya ha salido en un helicóptero para sobrevolar las zonas más afectadas y controlar desde el aire la situación en la que se encuentra el país.
Estado de emergencia nuclear
Alrededor de cuatro millones de hogares están sin electricidad en seis provincias, mientras se suceden las escenas de incendios en numerosas viviendas e instalaciones industriales. Con el temblor, 11 centrales nucleares han detenido automáticamente su actividad, siguiendo el protocolo de seguridad. El terremoto ha afectado de manera directa a las centrales de Onagawa y Fukushima-Daiichi, donde se han declarado sendos incendios. Aunque el Gobierno asegura que no ha habido fugas, se ha visto obligado a declarar el estado de "emergencia de energía nuclear" porque en esta última había problemas para enfriar un reactor. Eso implica riesgo de una posible fuga, tal y como han advertido los expertos y ha reconocido el Gobierno. Al parecer, una comisión de seguridad, ha detectado un nivel de radiación 1.000 veces superior al normal, según la agencia Kyodio.
Unas 45.000 personas han sido evacuadas de los alrededores de la central de Fukushima-Daiichi, a unos 240 kilómetros al norte de Tokio. El problema allí es que el fallo eléctrico ha detenido el sistema que bombea agua para enfriar el reactor. Aunque el sistema ha quedado restablecido con el traslado de generadores eléctricos, la presión en el edificio de turbinas sobrepasa el nivel para el que fue diseñada y el nivel de radiación ha crecido, según expertos consultados por Reuters. Estos señalan que ambas condiciones podrían producir alguna fuga radiactiva, un riesgo que el Ministerio de Industria ha constatado. El riesgo, según los técnicos, es menor mientras el sistema de enfriamiento siga funcionando.
Los fuegos de las centrales nucleares no han sido ninguna excepción. Según la agencia Kyodo, ha habido al menos 97 incendios en todo el país y, con la llegada de la noche, las imágenes de televisión han mostrado nítidamente numerosos fuegos entre la maraña de escombros, coches y viviendas semiderruidas que han dejado el temblor y el tsunami en la costa noreste.

 RECUERDA QUE ESTA NOTICIA ES DE HACE VARIOS DÍAS, LOS DATOS DE VÍCTIMAS AUMENTAN CADA HORA QUE PASA.¡MANTENTE INFORMADO!